Un sitio Impertinente

Adiós amigo, Andrés Abreu

with one comment

Hoy, un amigo y ex compañero de la Universidad, deja un mensaje en una de las redes sociales muy preocupado porque vío en la noticias que una persona con el nombre de Andrés Abreu, de 62 años de edad había fallecido en un accidente automovilístico en la Cota Mil, Caracas. Hace un mes atrás me encontré de forma casual con Oswaldo, su hijo mayor, tenía mucho tiempo sin saber de él y de Andrés. Nos intercambiamos tarjetas. Así fue que logré contactar a Oswaldo, para saber si el del accidente había sido su papá, el cual confirmó por SMS que si había perecido en dicho accidente.

¿Quien fue Andrés Abreu para mi?

En el año 1998, Andrés era profesor de la cátedra de Comunicación de Datos I y II (DATACOM) y Jefe del Departamento de Teleinformática en la UVM. Yo ingresé en ese año a la Universidad a estudiar la carrera de Ingeniería de Computación, apenas tenía 16 años, pero mis ansias de aprender más sobre las tecnologías eran altísimas. Ya en ese momento usaba Linux pero no había tenido la oportunidad de jugar con servicios y redes, hacía solo lo básico: programar y jurungar. Ese mismo año, los estudiantes de la cátedra de Sistemas Operativos hacían una exposición sobre los OS que estaban en la punta de lanza, allí conocí a quien ahora es mi amigo, Julio Hernandez Pabón. El presentaba Linux Red Hat (en ese entonces la versión 5.2), y en el laboratorio de computación de la Facultad de Ingeniería se comenzaron a realizar las primeras pruebas en Red (NFS/Samba/HTTP/DNS/FTP), en esas exposiciones (y sin conocer a muchas personas en la Universidad) me presentaron al Profesor “Oye Vale”, rápidamente conversando sobre los temas tecnológicos logramos crear empatía y dío comienzo a una muy buena amistad.

Andrés al mes de conocerme me invitó a asistir a las clases de DATACOM, yo no podía creerlo, apenas estaba haciendo el ciclo básico en la Universidad, las clases que él impartía era para personas que estaban en el 7mo y 8vo semestre, yo no estaba ni en el 1er semestre. Acepté y comencé a asistir a sus clases, eran normalmente en horario nocturno y tenían mucha audiencia. Los estudiantes de esa época me trataban como la mascota del salón, el mas pequeño, el que preguntaba más, el que quería saber el origen de las cosas. Julio Hernandez estaba allí siempre apoyandome, igualmente Andrés. Al final de ese semestre le comenté a Andrés que sería bueno crear un LUG (Grupo de Usuarios Linux) en la Universidad, que otras universidades ya lo tenían (UCV/LUZ/ULA). Él dijo “Sí”, no dudo en responder, y me preguntó: ¿Qué necesitas?, le pedí unas maquinas para montar un laboratorio de pruebas y un espacio para que los curiosos pudieran utilizar las maquinas con Linux. Así fue, él asignó 4 maquinas para ese uso, lo único que me pidió que lo inscribiera como un Club interno en la universidad para darle carácter institucional, y así se hizo. Durante 2 años funcionó el Club Linux Valera en un pequeño espacio en piso 6 de la Torre Administrativa de la UVM.

A Andrés le debo parte del inicio de mi carrera profesional: mi primera red cableada fue asesorada por él, mis primeros servicios los monté gracias a su orientación, juegos en red, entender más a un UNIX por dentro. Andrés era una persona muy alegre, siempre con su frase caraqueña “Oye Vale”, siempre con una sonrisa, siempre con buen humor, siempre con mucha disposición, siempre ayudando al que menos sabía a entender de forma muy didáctica sin perder su porte gerencial que siempre lo caracterizó.

Yo supe muy poco de su vida personal antes de la universidad, a él no le gustaba hablar mucho de su pasado, sabía que era Licenciado en Ciencias de la Computación de la Universidad de Saint Louis en los EEUU, que había sido Gerente de TI en varias empresas trasnacionales que estaban operando en Venezuela, que cuando joven corría carros y amaba los Corolla, que viajó a la India y que después de llegar a los 50 años se dedicó a la docencia y montó una empresa de soluciones tecnológicas. Conocí a su hijo mayor Oswaldo y a su hijo menor Samuel Andrés (que cuando pequeño, de cariño le llamábamos Linux Andrés) y a la que fue su última esposa Penelope.

Con este texto solo quiero memorar al uno de los grandes hombres que me ayudó a crecer como profesional, al que sin miedo a las nuevas ideas le apostó. Paz a su alma.

Written by apostols

September 15th, 2012 at 11:09 pm

Posted in Personal

One Response to 'Adiós amigo, Andrés Abreu'

Subscribe to comments with RSS or TrackBack to 'Adiós amigo, Andrés Abreu'.

  1. personalmente no lo conocí, y lamentablemente tampoco escuché de él (hasta ahora), por lo que relata Juan, es una lastima que una persona con tanta capacidad, conocimiento y por todo lo que hizo en la Universidad (UVM), no haya sido recordado por lo menos, la universidad debe mantener la memoria a la excelencia, me hubiese gustado mucho conocerlo, QEPD.

    Jesús Jerez

    18 Sep 12 at 3:16 pm

Leave a Reply